Mejora de los tratamientos debido a la influencia de las terapias sobre las células epidérmicas

Al realizar cualquier tratamiento en el que se mueva, comprima, traccione, friccione o se estimule eléctrica o magnéticamente al paciente ya sea con nuestras manos o con maquinaria, no sólo se actúa sobre las estructuras dolorosas del sistema musculoesquelético sobre los que se pretende incidir. También se influye sobre la vascularización, fascias, nervios y vísceras.

La primera influencia y efecto al realizar cualquier tratamiento al paciente es sobre la epidermis, estimulando el Domo Táctil y las células de Langerhans. Embriológicamente tienen origen ectodérmico al igual que el cerebro (Sistema Nervioso Central) y por lo que le envía información prioritaria desde los 0,04 mm a 1,6mm. que tiene de grosor la epidermis.

Los Domos táctiles son complejos celulares que están formados por agrupaciones de1,2:

  • Células de Merkel especializadas en receptores táctiles de la epidermis.
  • Queratinocitos.
  • Dendritas de neuronas sensoriales aferentes.

Los “discos de Merkel o Domo táctil” son sinapsis sensoriales y transmiten señales táctiles de forma sináptica, desde las células de Merkel a las terminaciones nerviosas aferentes tipo A?1-3.

La estimulación de la luz, la simple y cotidiana estimulación de la luz también provoca potenciales de acción en las fibras A? que inervan los complejos de células neuronales de Merkel. Dado que el queratinocito Citoqueratina 14 (CK14), está activo en las células madre epidérmicas basales y gobierna la transcripción de canalrodopsina-2 (ChR2), tanto los queratinocitos como las células de Merkel (Domo Táctil) pueden activar estas fibras nerviosas ya que están en estrecho contacto con las terminaciones de las fibras A? táctiles1-3.

Las células de Merkel son células neuroendocrinas especializadas de la epidermis. Los queratinocitos desempeñan papeles activos como si fueran la vanguardia de una barrera inmune, funcionando como centinelas en respuesta al daño de la piel o la intrusión microbiana. Son capaces de iniciar y amplificar una reacción inmune específica a través de la activación de las células de Langerhans que migran a los ganglios linfáticos que drenan la piel para reclutar células T a la piel, que en segundo lugar pueden ser activadas directamente por los queratinocitos2,3.

Además, ahora está bien establecido que los queratinocitos también pueden regular la actividad neuronal sensorial nociva. La identificación de los queratinocitos como transductores primarios de estímulos nocivos es un cambio de paradigma en el campo de la transducción sensorial cutánea4.

Los hallazgos actuales respaldan la idea de que los queratinocitos, como activadores de las neuronas cutáneas, tienen un papel central en el inicio y mantenimiento de dicha transmisión anormal4.

También en la epidermis se encuentran las células de Langerhans, encargadas de la captación, procesamiento y presentación de antígenos a los linfocitos en los ganglios linfáticos locales. Su desarrollo, reclutamiento y retención en la epidermis está orquestado por interacciones con los queratinocitos a través de múltiples mecanismos5.

Por tanto, con el simple hecho de tocar con nuestras manos una zona dolorosa o en disfunción puede mejorar la sensación o el síntoma debido a la activación táctil manual y a la reacción entre los campos magnéticos aberrantes del paciente y los campos electromagnéticos del terapeuta ya que los seres vivos somos una pila donde continuamente se están produciendo potenciales de acción y despolarizaciones de aniones y cationes.

Al producir un input al tocar al paciente, éste actúa sobre la epidermis enviando información directa al cerebro a través del domo táctil (ectodermo) y sobre la dermis, creando vectores de fuerza y activando receptores nerviosos que influyen sobre la fascia, musculo y resto de componentes metaméricos (mesodermo). Además, por la misma acción también se influye sobre los ganglios locales del Sistema Linfático y por tanto sobre todo el organismo.

Posiblemente estos sean los mecanismos primarios y la explicación de los resultados obtenidos al realizar pruebas inhibitorias.

Magnetic Tape® actúa sobre la epidermis además de en tejidos subyacentes al lugar de su colocación por las propiedades magnéticas que incorpora sin necesidad de crear tensión con el tape. Si además se crea tensión aumenta el estímulo de los tejidos locales y del miembro vendado6.

Por tanto, Magnetic Tape® es la única herramienta que actúa sobre el Sistema Nervioso Central, sobre el Sistema Musculoesquelético, sobre el Sistema Fascial y sobre el Sistema Linfático directamente de forma continua, indolora y no invasiva.

Bibliografía:

  1. Supp DM, Hahn JM, McFarland KL, Combs KA, Lloyd CM and Boyce ST. (2018). 372 Identification of Human Merkel Cells in Engineered Skin Substitutes Grafted to Mice. Journal of Burn Care & Research, 39 (suppl_1), S157–S157. DOI: http://10.1093/jbcr/iry006.294
  2. Boulais N, Misery L. The epidermis: a sensory tissue. Eur J Dermatol. 2008; 18: 119-27. DOI: http://dx.doi.org/10.1684/ejd.2008.0348
  3. Jenkins BA, Foncetilla NM, Lu CP, Fuchs E, Lumpkin EA. The cellular basis of mechanosensory Merkel-cell innervation during development. eLife 2019; 8: e42633. DOI: 10.7554/eLife.42633
  4. Talagas M, Lebonvallet N, Berthod F, Misery L. Cutaneous nociception: Role of keratinocytes. Exp Dermatol. 2019; 28: 1466-1469. DOI: https://doi.org/10.1111/exd.13975
  5. Kaplan, D. Ontogeny and function of murine epidermal Langerhans cells. Nat Immunol 2017; 18:1068–1075. DOI: https://doi.org/10.1038/ni.3815
  6. Pamuk U and Yucesoy CA. MRI analyses show that kinesio taping affects much more than just the targeted superficial tissues and causes heterogeneous deformations within the whole limb. Journal of Biomechanics. 2015; 48 (16): 4262-4270.  DOI: https://doi.org/10.1016/j.jbiomech.2015.10.036